Archivo para abril, 2010

El Vampiro Mas Famoso En el Cine

Posted in Uncategorized on abril 28, 2010 by jekavasquez

Edward Cullen es, junto a Isabella, uno de los personajes principales de la saga de novelas de Stephenie Meyer sobre una familia de vampiros ‘buenos’, que ha alcanzado un éxito sin precedentes, especialmente entre el público adolescente. La historia de la saga gira principalmente en torno al amor de adolescentes entre Edward Cullen, un vampiro, y Bella Swan, una chica de 17 años, tímida y reservada, a la que conoce en el instituto.

Edward fue transformado en vampiro a la edad de 17 años por Carlisle Cullen, patriarca de la familia de vampiros sobre los que giran las novelas, quien vivio sus primeros años con los Vulturis, la familia vampírica de la realeza, la cual tienen un conjunto de reglas y quien la desobedece paga con su existencia; de antes de eso no se sabe mucho sobre su vida humana. Según él mismo explica en ‘Crepúsculo’, primera parte de dicha saga, nace en Chicago el 20 de junio de 1901; su nombre completo original era Edward Anthony Masen. Con 17 años deseaba convertirse en soldado, sin embargo, la epidemia de gripe española trunca sus planes; El primero en morir por dicha enfermedad fue su padre, el cual se llamaba Edward; luego la madre de Edward (Elizabeth Masen), a punto de morir, pide a Carlisle, que salve a su hijo. Carlisle llega a sospechar, según relata a Bella Swan, que la mujer sabía que él era un vampiro y que podía salvar a su hijo convirtiéndolo.

Esto ocurrió en el verano (boreal) de 1918, según el relato del propio Edward. Así pues, Carlisle transforma a Edward en vampiro y de esta forma se convierte en su primer hijo adoptivo. Al convertirse en vampiro, los sentidos de Edward se exacerban y desarrolla nuevas facultades, siendo capaz de leer la mente de quienes le rodean, un don extraño incluso entre los vampiros.

Algunos pocos años después, Carlisle se encuentra con Esme, una mujer que da a luz a un niño prematuramente muerto. Cuando Esme sufre tal impresión decide intentar suicidarse, arrojándose desde un acantilado pero no muere, sino queda en la morge agonizando con todos los huesos rotos; Carlisle al encontrala la salva convirtiéndola en vampira en el último momento. Se enamoran y poco después se casan. Edward, desde ese momento, considera a Esme su madre a todos los efectos.

Posted in Uncategorized on abril 28, 2010 by jekavasquez

Vampiros Reales

Posted in Uncategorized on abril 28, 2010 by jekavasquez

Adicionalmente, se debería destacar un origen etiológico del mito que se repite con cierta frecuencia en la galería de monstruos del cine: las enfermedades mentales. Este apartado se refiere específicamente a la patología psiquiátrica.

El primer vampiro moderno fue el húngaro Bela Kisz que inició sus actividades en 1912 a raíz de la infidelidad de su joven esposa. Cuando se fue a la guerra dos años después y no volvió, se le supuso muerto, y al entrar en sus propiedades las autoridades descubrieron dos barriles metálicos con los cuerpos de su mujer y su vecina. Posteriormente, encontraron otros diecisiete barriles más con otras tantas mujeres en su interior que habían sido estranguladas; además, presentaban unas heridas en el cuello y no se halló ni una gota de sangre en sus cuerpos. Bela Kisz nunca fue encontrado, y se le consideró un desaparecido de la guerra.La fama de vampiro la tuvo mayormente el alemán Peter Kürten (1883-1931), más conocido como “El Vampiro de Düsseldorf”, que inició sus actividades de muy joven, torturando y matando a animales. A los cinco años intentó ahogar a un compañero mientras jugaban en una embarcación y a los nueve años preparó un accidente en el que murieron dos muchachos. Pese a sus maneras apacibles y su aspecto imperturbable y pese a ser considerado por sus vecinos como una persona seria, honesta y amable, fue condenado por diversos delitos como robo, asalto o deserción de sus obligaciones militares.Su primer homicidio, una niña de ocho años, tuvo lugar en 1913, y al final de su vida fue acusado de nueve asesinatos y siete intentos de asesinato. Murió sin arrepentirse de sus actos y sin sufrir remordimientos por ellos. Su pasión por la sangre le hizo decir antes de ser guillotinado: “Después de que me decapiten, podré oír por un momento el sonido de mi propia sangre al correr por mi cuello. Ese será el placer para terminar con todos los placeres”. Esta historia fue llevada al cine como M, el vampiro de Düsseldorf de Fritz Lang (1931), donde Peter Lorre hacía una magnífica interpretación del asesino.